JOYA CHILENA

Carlos Reinoso

Foto: Internet

Por: Bruno D. Martínez Hernández.

Tiempo pasó, alguien llegó con un contrato y de crema me vistió y así llegue a este país donde la gente me entregó su corazón. ¡América! Llevo en mis pechos los colores del América

A 47 años de su llegada al Club América, sigue siendo el mejor jugador en la historia del club. Un jugador  emblemático, que sigue estando en el corazón y la memoria de los que lo vieron jugar y compartieron sus alegrías. El único que ha logrado ser campeón de liga como jugador y como director técnico en el América.

Carlos Enzo Reinoso Valdegrano, nació el 7 de marzo de 1945, en Santiago, Chile. Su pasión por el balompié inicio a los 2 años, cuando su padre, quien era  un albañil y futbolista semi profesional, el cuál jugó hasta la reserva del Colo Colo, lo ponía a pegarle al balón con la pared.

A la edad de 12 años, Reinoso ingresó a las fuerzas básicas del Audax Italiano y debutó con el primer equipo a la edad de 17 años en donde fue tres veces líder de goleo (28,23 y 21 goles). Con sus buenas participaciones en el Audax, se ganó un puesto en Selección Juvenil de Chile.

El equipo “Audino” fue el único club al que perteneció  Reinoso antes de ser transferido al América. Aunque en diversas ocasiones había reforzado a equipos chilenos como: Universidad de Chile, Universidad Católica y Colo Colo en cotejos internacionales.

Según la revista Soccermanía en enero de 1970, antes de celebrarse el Mundial de México, el Club América fue invitado al Hexagonal de Santiago de Chile en su edición número 18. En este torneo, participaron el Ujpest de Hungría, la Selección de Checoslovaquia, la Universidad de Chile, la U. Católica de Chile, el Colo Colo y el Santos de Brasil con su máxima figura: Pelé. América debutaba ante el Colo Colo en el Estadio Nacional de Santiago, equipo en donde el “crack” chileno, fue llevado como refuerzo. Los dirigidos por Alejandro Scopelli, empataron a un gol. Más allá del empate la directiva americanista  encabezada por Francisco “Panchito” Hernández y Pedro Portilla, habían quedado asombrados por la calidad de Carlos y por el golazo desde fuera del área que había anotado esa tarde.

Scopelli ya lo conocía cuando se hizo cargo de la dirección técnica de la selección chilena en 1966. Y dio buenas referencias para que “Panchito” Hernández llevara a Reinoso al Club que se iba a convertir: el de sus amores.

DEL RUMOR A LA REALIDAD

“Al siguiente día de jugar ante América, me entero que me querían comprar. Fue “Panchito” Hernández a las oficinas del Audax, con los directivos y ahí fue cuando me compraron. Desde el 68 creo que me querían, pero yo no quería venirme a México.” Afirmó Reinoso en entrevista.

El 27 de enero, un cable publicado en ESTO anunciaba que el cuadro capitalino había llegado a un acuerdo con el Audax para fichar a Carlos Reinoso. El acuerdo debía ser ratificado por la directiva del club chileno, que esperaba el regreso de su presidente Tito Solaris.

amé 2
Periódico Esto Hemeroteca Nacional Universidad Nacional Autónoma de México.

“Don “Panchito”, sacó de su cinturón 22 mil dólares, no se podían meter dólares en ese tiempo a Chile. Le dan los 22 mil dólares, 20 para ellos y 2 para mí y me compran.” Afirmó Reinoso en entrevista para TDN.

Aquel joven chileno, ya era propiedad de los “millonetas”.  Pero no fue impedimento para que siguiera disputando el Hexagonal con Colo Colo, fue así como disputó el partido de la fecha cuatro del torneo ante la U. Católica.

El periódico ESTO, el 29 de enero publicaba como exclusiva que Carlos  iba a dar  la vuelta olímpica al medio tiempo ante la “franja”  para así despedirse  de la afición chilena, portando la camiseta del Audax Italiano, equipo que lo vio nacer profesionalmente.

esto
Periódico Esto Hemeroteca Nacional Universidad Nacional Autónoma de México.

Reinoso fue concentrado de inmediato en el campamento americanista. Y daban como un hecho que iba a debutar en las filas cremas en el partido contra el Santos de Brasil o el Dynamo de Zagreb, puesto que aún no se sabía cuál era el próximo partido del América dentro del hexagonal.

amé 3
Periódico Esto Hemeroteca Nacional Universidad Nacional Autónoma de México.

La confirmación del nuevo “pez gordo” que había llegado al Club América se dio a conocer el 28 de enero de 1970 y fue publicada hasta 3 días después en el periódico ESTO por Bartolomé Ornelas, que fue enviado especial a aquel torneo chileno.

Ese día, hubo un brindis de rigor, entre Reinoso, Portilla y Panchito  después de haberse cerrado la operación. Eran los últimos días del chileno en sus tierras antes de viajar a México, quien ya había conocido el país puesto que 2 años antes, había viajado con su selección a jugar.

amé 4
Periódico Esto Hemeroteca Nacional Universidad Nacional Autónoma de México.

Por otra parte, Reinoso cumplía su viejo anhelo que era jugar en algún equipo del extranjero. “Me siento en perfectas condiciones físicas y creo que atravieso por el mejor momento de mi carrera futbolística. Ya he tenido la oportunidad de conocer México y considero que me allá me sentiré como en mi propio país” afirmó.

Días después del brindis, el equipo mexicano aún jugaría ante el Santos de Pelé en la sexta fecha del torneo. Ese día, el cuadro de Alejandro Scopelli fue goleado 7-0 y Reinoso jugó 45 minutos, entrando de cambio.

Así fue como el gran jugador chileno, emprendería una nueva aventura al futbol mexicano, después de un torneo donde América solo consiguió 3 puntos, pero se llevaba a un joven de 24 años que escribiría una nueva historia dentro del equipo crema.

LA LLEGADA A COAPA

La llegada de Reinoso se había pospuesto varios días, se tenía pactado el viaje el 12 de febrero, pero por asuntos personales en Santiago de Chile no podía viajar.

Finalmente, el 20 de enero Carlos Reinoso pisaba tierras mexicanas. A su llegada, el “crack” chileno se convertía en el centro de atracción de la prensa deportiva mexicana.

amé 5
Periódico Esto Hemeroteca Nacional Universidad Nacional Autónoma de México.

Aterrizo en la Ciudad de México a las 5:30 de la madrugada junto con su hija de 8 meses y su esposa, después de un viaje en el jet de APSA.  Y a las 10:30 horas, luego de haber dormido poco, hizo acto de presencia en el Centro de Capacitación que había sido inaugurado ese mismo día, acompañado por “Panchito” Hernández  y Alejandro Scopelli.

Ese mismo día, a los medios de comunicación les afirmó: “Si por mi fuera, debuto esta noche, así se lo dije al señor Scopelli, me siento en perfectas condiciones. Todavía ayer, antes de salir de Santiago entrené fuerte. Pero él prefiere esperar un poco y me ha dicho que tanto yo como Cremasco, debutaremos el jueves próximo contra Irapuato. Estos días se me van a hacer muy largos, porque no me gusta estar en la banca”

Reinoso se definía como un jugador hábil en el dominio de la pelota, veloz en la finta y en el pique, excelente pasador, además de ser un peligroso tirador de media distancia. Sus cifras así lo demostraban, cabe de recordar que fue tres veces consecutivas líder de goleo en el Audax. Con 28, 23 y 21 goles.

Un jugador que le caía a los de Coapa como anillo al dedo, ya que no pasaban por un buen momento dentro del torneo México 70.  Llevaban 2 partidos perdidos (ante Laguna y Toluca) y un empate, mismo que consiguieron esa noche ante el Pachuca.

DEBUT DE CATEGORÍA

América seguía sin ganar en el Torneo “México 70” y el cuadro de Alejandro Scopelli esa noche enfrentaba al Atlante, los azulgranas solo tenían un punto, producto de un empate frente al Laguna. Por su parte, el conjunto de Coapa estaba en el sótano del grupo con un solo punto y sin poder anotar un solo gol.

Así que tanto azulgranas como cremas, buscaban su primera victoria en el torneo. Los americanistas anunciaban el debut de dos de sus recientes adquisiciones extranjeras: el argentino Enrique Cremasco y el chileno Carlos Reinoso. Pero también en las filas atlantistas habría 2 debuts, la de los charrúas Rubén Iglesias y Gileno Medina.

Esa noche, América salía a la cancha con: Enrique Vázquez del Mercado; Fernando Cuenca, Domínguez,Luis Haneine, Loya (Goyo Hernández); Del Águila, Carlos Reinoso, Enrique Cremasco; Roberto Rodríguez, Sergio Ceballos (Ivo Sodré 2T) y Juan Borbolla, un 4-3-3.

El resultado final fue 1-1. Con un primer tiempo en donde América planteaba situaciones peligrosas con frecuencia, pero los balones profundos que enviaba Reinoso no eran aprovechados porque los delanteros cremas se mostraban lentos.

Atlante fue el primero en abrir el marcador al minuto 50’. La jugada comenzaba en un saque de banda, Pérez Flores dio a Alvarado, quien se apoyó en Rafa Hernández, pegándole de zurda sin problemas. 7 minutos después, América conseguía el empate.

Ivo Sodré, quien había entrado por Ceballos, hizo una de sus jugadas geniales. Les escondió el balón a González y Medina clavándose por el centro y disparó con potencia. Puente rechazó hacia la derecha por donde entraba Borbolla quien de zurda y completamente solo fusiló el arco.

El Atlante terminó con 9 hombres. Al minuto 80’, el charrúa Iglesias se fue a las regaderas por protestarle al árbitro Arturo Brizio. 9 minutos después, Alvarado lo alcanzó en las regaderas por la misma situación.

La prensa mexicana catalogaba como el mejor debut de los cuatro que hubo esa noche el de Carlos Reinoso. Quien mostró varios lances de categoría, con un primer tiempo de ida y vuelta, hasta que se le acabó el gas. Pudo terminar su presentación con un gol, pero Puente lo evitó.

América
Periódico Esto Hemeroteca Nacional Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Un empate agridulce para los cremas, mientras que Reinoso mostraba cosas muy buenas dentro del terreno de juego y sumaba confianza en Scopelli.

EL GOL DE LA HONRA

Jornada 5 del torneo, América recibía al Atlas. Reinoso iba de titular ante los rojinegros, el Estadio Azteca mostraba sus tribunas con un vacío desolador. El equipo crema caía derrotado ante el equipo tapatío por marcador de dos goles a uno, los cuales cayeron en el segundo tiempo.

Mismo que fue el mejor en cuanto a calidad y emociones, pues el primero, sin merecer el calificativo de malo, había sido como el agua: incoloro, inodoro e insípido. Así lo relataba, Raúl Valencia reportero del Esto.

Al minuto 23’, de la segunda mitad el cuadro tapatío abriría el marcador. Delgado, a quien Quirarte habilitó en saque de banda, por la derecha envió un centro que el “Querétaro” Hernández quiso despejar y se estrelló en la pierna del “Dumbo” Rodríguez para que entrara en las redes.

El 2-0 se produjo a los 34’, producto de una jugada personal del Atlas. Donde avanzó Guillen por la banda izquierda y a las afueras del área americanista se apoyó en Pérez, quien mando un servicio filtrado que aprovechó el “Dumbo” Rodríguez y con la pierna derecha remató al arco de Vázquez del Mercado.

3 minutos después llegó el único tanto americanista. Borbolla le ganó el balón a Quirarte y se cortó hacia el área rojinegra para sacar un centro fuerte a media altura. Vargas alcanzó a desviar la pelota, la cual Reinoso prendió de tijera y mandó al fondo de las redes.

amé 7
Periódico Esto Hemeroteca Nacional Universidad Nacional Autónoma de México.

Una tarde de olvido para la afición americanista, Atlas se iba a llevar los dos puntos esa tarde y el conjunto de Scopelli seguía en el fondo de la tabla.  Pero un partido que “El Gran Chaparral” no iba a olvidar, anotaba su primer gol después de 172 minutos.

Fue el inicio de 9 años con la casaca americanista en donde anotó: 95 goles, disputó 364 partidos, fue dos veces Campeón de Liga, una vez Subcampeón, una vez Campeón de Copa, una vez sub Campeón de Copa, una vez Campeón de Campeones, una vez Campeón de la Concacaf y una vez Campeón de la Copa Interamericana.[1]

Pero no solo “El Maestro” iba a jugar en las filas americanistas, también jugó con los Coyotes Neza la temporada 79-80 en donde jugó 33 partidos y anotó 7 goles.

Un año más tarde, Reinoso se convirtió en entrenador del equipo de sus amores. Y en la temporada 82-83, rompió record de triunfos y puntos en el futbol mexicano con: 67 puntos obtenidos, 29 juegos ganados, 9 empates y 4 derrotas. [2]

En ese torneo América no llegó a la final, fue hasta  la temporada 83-84 fue campeón ante las Chivas, ganándoles 3-1.En 1998 y en el 2011 volvió a dirigir a los azulcremas, este último torneo ocupó el puesto de Manuel Lapuente. Siendo la últimas vez que Reinoso dirigiera al Club América.

 

Un jugador adelantado a la época, de los mejores extranjeros que han llegado al futbol mexicano. El mejor jugador en la historia del Club América, el eterno número “8”. Una joya chilena, que llegó sin ser nada, a ser todo para América. El gran “Maestro” Reinoso.

 

[1] http://www.realidadamericanista.com/salon-de-la-fama/los-iconos-americanistas/157-carlos-reinoso.html

[2] http://www.realidadamericanista.com/salon-de-la-fama/los-iconos-americanistas/157-carlos-reinoso.html

No Comments